Ecuador: Crónica de la ignorancia

Por Pablo Arciniegas Avila

En el centro de la ciudades está la pobreza, como un espejo innegable de la realidad.

Crónica
Las ciudades actuales tienen en su ombligo la historia de quienes no van en el tren de la modernidad.

En los centros históricos de la mayoría de capitales de América Latina viven, trabajan, trafican, roban, sobreviven, los soldados del ejército de la ignorancia y de la pobreza.

El escenario es Cuenca, sur del Ecuador. Ciudad de ambientes agradables, ciudad declarada “Patrimonio cultural de la humanidad”. Ahí en el centro de la ciudad, a cuatro cuadras de la plaza central, está el mercado 9 de octubre. Una construcción antigua en forma de palacio encolumnado que alberga la venta de alimentos de primera necesidad, además de comida preparada.

A las afuera del mercado el tránsito de personas es masivo, entre toda esa gente de vendedores, compradores, viandantes, policías municipales, policías antinatcoticos, alcohólicos, prostitutas, ladronzuelos, cargadores, enfermos mentales…hay un grupo de mujeres y hombres dedicados al tráfico de marihuana, base de cocaína.

En su mayoría jóvenes, sin instrucción escolar, madres solteras. Pululan los exteriores del mercado, están atentos a la presencia de los policías que por intervalos arremeten por los exteriores del mercado en sus motocicletas.

Es el juego del absurdo. Los policías saben bien quienes son los que venden el alcaloide, pero no hacen nada a más de hacerlos alejarse del lugar por unos minutos, regresan luego que los policías y sus motos se han ido. Será un día cualquiera en que decidan apresar a cualquiera de ellos.

En una de las esquinas un joven de más o menos 16 años está sentado contra el muro del mercado, asoman dos motos policiales, los policías rodean al joven con las motos, se bajan, le piden que se coloque contra la pared, le dejan el torso desnudo, escrutan su cuerpo, meten los dedos en su boca, le sacan los zapatos; luego le piden que se vaya.

Para la prensa local sería una noticia destacada bajo el título “guerra al microtrafico”, para la crónica de la desnuda realidad es solo un recurso del poder, del sistema, que además de crear la pobreza, la marginaliza, la estigmatiza, la condena, la castiga, la escupe.

Pero los pobres ignorantes están ahí, en medio de las ciudades, como un espejo innegable de la realidad.

http://kaosenlared.net/ecuador-cronica-de-la-ignorancia/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s