galería Pedro Sánchez derrota a la anquilosada socialdemocracia española

Por Eduardo Rodriguez-Baz

Madrid, 22 may (PL) La reconquista por Pedro Sánchez de las riendas del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), cuando muchos lo daban políticamente muerto, conduce de manera inexorable al ostracismo a los dirigentes históricos de la centenaria organización.

El exsecretario general recuperó este domingo el liderazgo de la primera fuerza de oposición en España, tras imponerse de forma contundente a sus dos rivales en unas cruciales elecciones internas (primarias).

Casi ocho meses después de su derrocamiento por una rebelión al interior de los socialdemócratas, calificada de bochornosa por propios y ajenos, el dirigente de 45 años superó la víspera en las primarias a Susana Díaz y a Patxi López.

Con el total de los votos escrutados, el hombre que condujo los destinos del PSOE desde 2014 hasta octubre de 2016, se impuso con el 50 por ciento a Díaz -su gran adversaria en estos comicios-, quien obtuvo el 40 por ciento, pese a ser la preferida del aparato socialista.

El tercer aspirante en liza (Patxi López) se quedó por debajo del 10 por ciento de apoyo.

Con este proceso, el partido que más tiempo gobernó en esta nación desde el retorno de la democracia pretende poner fin a una etapa de provisionalidad iniciada el 1 de octubre pasado, cuando una gestora asumió su dirección tras la forzosa dimisión de Sánchez.

Esa renuncia -también a su escaño de diputado en el Parlamento español- respondió a que se quedó en minoría en el máximo órgano directivo del PSOE, donde rechazó facilitar un segundo mandato de Mariano Rajoy, del derechista Partido Popular (PP).

El ahora nuevo líder de la socialdemocracia reivindicó entonces su oposición frontal a la investidura de Rajoy como presidente del Gobierno, como finalmente ocurrió gracias a una controvertida abstención del sector que lo defenestró.

Sánchez tenía en Díaz (42 años) a una dura rival, pues era la candidata del aparato del partido, donde cuenta con apoyos como los de los exgobernantes socialistas Felipe González (1982-1996) y José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011).

Además del sostén de la llamada vieja guardia, la actual mandataria de la región de Andalucía -principal feudo de los socialistas- tenía el aval de casi todos los gobernantes autonómicos del PSOE.

Sin embargo, el flamante secretario general, como quedó este domingo demostrado, era respaldado por una parte importante de los casi 188 mil afiliados socialistas, que no vieron con buenos ojos el golpe de mano contra él por su negativa a dejar gobernar a Rajoy.

Mientras Díaz defendió una ‘izquierda útil’, lo cual fue atribuido por analistas a su posición más hacia el centro, Sánchez se pronunció por alejar al PSOE de una postura ‘subalterna’ al derechista PP y transformarlo en una fuerza del siglo XXI.

‘Vamos a hacer lo indecible por acabar con la corrupción del PP, por mejorar sus vidas y cambiar el rumbo del país’, afirmó anoche a sus seguidores, insistiendo en la idea de que hoy (por ayer) empieza todo, no acaba nada.

Se comprometió a ser el secretario general de las bases, aferrándose a uno de los principales mensajes lanzados durante su prolongada campaña, cuando llamó a regenerar a una organización controlada por los notables, en obvia alusión a referentes como González o Zapatero.

Convertiremos al PSOE en el partido de la izquierda, en una organización nueva, coherente y unida que pone rumbo a La Moncloa (sede de la presidencia), remarcó Sánchez, quien asumirá la dirección socialista tras el congreso previsto para mediados de junio.

Con un discurso más escorado a la izquierda que Díaz -vista incluso como la favorita del PP-, su regreso abre la puerta a una oposición más dura al gobierno en minoría de Rajoy, que necesita de un PSOE ‘moderado’ en el Congreso de los Diputados para aprobar leyes.

Entre los grupos de poder económicos, mediáticos y políticos existe una manifiesta preocupación en que la victoria del joven dirigente pueda acercar a los socialistas a las tesis de la coalición izquierdista Unidos Podemos, tercera fuerza parlamentaria.

Sánchez renace de sus cenizas y derrota a las élites, tan alejadas siempre de los ciudadanos. Susana Díaz, la candidata que prometía un PSOE ganador a nivel nacional fue incapaz de vencer en su propio partido, opinó hoy en un análisis la publicación Eldiario.es.

En otro artículo, titulado Sánchez se impuso al PSOE del pasado, el propio medio resaltó que las primarias que planteó como un plebiscito entre quienes apostaron por la abstención para dejar gobernar a Rajoy y quienes defendieron mantener el ‘no’, las ha ganado de calle.

Su apelación a los ‘notables’ (Zapatero, Felipe González y otros muchos) del partido y, sobre todo, su rebelión contra esa abstención, caló más entre las bases que el mensaje de Díaz de presentarlo como un líder cambiante y cercano a Podemos, subrayó el diario Público.

La victoria de Sánchez y su contundencia supone toda una convulsión en la estructura del aparato del partido y de sus cargos orgánicos, muchos de ellos abiertamente enfrentados con quien volverá a ser ahora su secretario general, concluyó ese medio.

lma/edu


http://prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=87460&SEO=pedro-sanchez-derrota-a-la-anquilosada-socialdemocracia-espanola

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s