galería Trastorno de estrés postraumático colectivo: Judíos, apartheid y opresión

Mondoweiss

 

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

 Un soldado israelí hace guardia cerca de una mujer palestina parada junto a un grafiti de estrella de David pintado por colonos israelíes en un retén militar en el centro de Hebrón, 18 de mayo de 2009. (Foto: MENAHEM KAHANA / AFP / Getty Images)

El miedo y la ansiedad son emociones que se han desarrollado para asegurar la supervivencia y la procreación de muchas especies de animales.

Los humanos han sido capaces de manipular los temores y ansiedades como armas de control de la población que implican y promueven la violencia y el apartheid. Estas condiciones de la sociedad son familiares para muchos grupos históricamente y actualmente oprimidos, incluyendo a los judíos y a los palestinos, respectivamente.

Con el fin de entender como se manipulan el miedo y la ansiedad para mantener la opresión, es útil revisar sus fundamentos neurocientíficos y las patologías asociadas.

Miedo

El miedo implica un conjunto de respuestas físicas y de comportamiento que sirven para que un organismo elimine una fuente de amenaza, tales como un lugar peligroso o la presencia de un depredador. Para este propósito los sistemas nervioso central y periférico inician y apoyan los comportamientos defensivos como la lucha, la huida y la evitación agudizando los sentidos, elevando la frecuencia cardíaca y el aumento de la circulación sanguínea en los músculos, entre otras acciones. Además están preparados procesos neuronales del aprendizaje y la memoria. Esto tiene sentido para recordar los peligros que podrán tratarse mejor en el futuro.

La respuesta de miedo cesa una vez que la amenaza se ha ido.

Ansiedad

La ansiedad es un temor generalizado ante futuros sucesos desagradables y/o inciertos y puede persistir a pesar de la eliminación de una amenaza.

La ansiedad se expresa como una reacción crónica, prolongada u otra forma de reacción anormal de miedo. En sí mismo, se considera un acto de adaptación y la ansiedad se ve típicamente como potencialmente mala adaptación y vinculada a una serie de patologías psíquicas, incluyendo trastorno de ansiedad generalizado, trastorno de pánico, trastorno de estrés postraumático (TEPT) y otros. En consecuencia, estos trastornos implican cambios perjudiciales en la respuesta al estrés, estado de ánimo, el aprendizaje y la memoria y otros componentes que se ven afectados por la reacción frente al miedo.

Las causas de psicopatologías relacionadas con la ansiedad implican una interacción de factores genéticos y experimentales. O en otras palabras: naturaleza y crianza. Sorprendentemente los avances en el campo de la genética del comportamiento han demostrado que las experiencias pueden transferirse entre generaciones a través de alteraciones en la expresión epigenética de genes particulares.

De particular interés es que el trastorno de estrés postraumático es un trastorno que implica un trauma grave y afecta perjudicialmente a la memoria, el estado de ánimo y el comportamiento. Con el fin de entender la formación anormal de los recuerdos del miedo asociados con trastorno de estrés postraumático, su generalización y la posible manipulación por otros, es útil examinar cómo los recuerdos del miedo se forman de manera natural.

El condicionamiento del miedo

En un entorno de laboratorio, se le puede enseñar a un animal a temer una señal particular utilizando un método denominado “condicionamiento del miedo”, que implica la presentación de un estímulo adverso, como una descarga eléctrica junto con una señal neutra, como una luz. Como resultado del acondicionamiento, el animal se forma una asociación entre la descarga y la luz. En consecuencia, una señal que una vez fue neutra evoca el miedo en el animal entrenado cuando se presenta sola. La amígdala es la estructura clave del cerebro en el que se crea una conexión sináptica entre las neuronas de la luz y las de la descarga.

Con el fin de extinguir la asociación entre las señales y el miedo los estímulos se desacoplan; es decir, repetir la exposición del animal entrenado a la luz sin la presencia de la descarga, un proceso denominado “extinción del miedo”. La investigación ha demostrado que en la extinción las proyecciones neuronales de la corteza prefrontal inhiben la actividad de miedo relacionado en la amígdala. Por lo tanto, incluso después de la inhibición de una asociación con el miedo por la extinción, si se vuelve a exponer al animal a la descarga volverá a exhibir miedo a la luz. Este proceso se denomina “restablecimiento”.

Estos principios de condicionamiento del miedo se aplican a los seres humanos. De hecho los estudios en veteranos de guerra que sufren trastorno de estrés postraumático demuestran cambios en el cerebro, donde la amígdala está preparada y la corteza prefrontal se ve comprometida, haciéndolos propensos a sentir miedo frente a todo.

El trastorno de estrés postraumático colectivo y su manipulación

Muchos colectivos globales que han participado en conflictos traumáticos durante períodos prolongados han desarrollado síntomas parecidos al trastorno de estrés postraumático. Como tales son propensos a un comportamiento y fisiología patológicos asociados con la ansiedad, tales como actitud defensiva anormal, agresividad y comportamientos compulsivos.

Las elites políticas, religiosas, militares y económicas manipulan fácilmente estas manifestaciones conductuales en una población para obtener apoyo para sus políticas, distraer la atención de sus propias insuficiencias y suprimir el disenso.

Es fácil, el miedo puede reinstalarse en colectivos traumatizados usando varios métodos: enfocándolo en un acto de violencia o resistencia, recordando al público alguna atrocidad en el pasado (días conmemorativos), desviando la atención para percibir amenazas y segregando físicamente a comunidades en conflicto (apartheid), lo que hace que la recuperación y la reconciliación (es decir, la extinción del miedo) sean prácticamente imposibles.

A continuación el miedo se manifiesta en escenas de agresión que promueven los intereses de los poderosos. Son precisamente estas acciones las que se reconocen y, por lo tanto, cada vez más frecuentes. Los resultados de este efecto bola de nieve son trágicos.

El miedo colectivo es parte integral de la narrativa judía

El pueblo judío tiene una larga historia de siglos de traumas, persecución y exilio como víctimas y perpetradores.

Se remonta al Antiguo Testamento, la guerra y la venganza sirven en varias circunstancias como la última y santa redención. De hecho muchas fiestas judías giran en torno a las celebraciones de las sagas en las que las amenazas existenciales (por ejemplo egipcias, griegas, persas) fueron superadas por los judíos justos (ayudados por Dios) contra todo pronóstico, a menudo por medios extremadamente crueles. Además hay una historia bien documentada de la discriminación y la opresión contra las comunidades judías en Europa y Oriente Medio. Más recientemente el Holocausto judío ha tenido profundos efectos en la psique colectiva judía.

El proyecto sionista en Israel ha dado lugar además a una serie interminable de conflictos violentos. En consecuencia la guerra y el trauma han reforzado aún más un estado de trastorno de estrés postraumático colectivo dentro de las comunidades judías de Israel, que se manifiesta en un miedo persistente a la aniquilación, incluso cuando las fuentes de amenaza no existen (un síntoma primordial de la ansiedad patológica), una actitud defensiva anormal y reacción agresiva y una susceptibilidad a la reincorporación del miedo, por ejemplo, por el miedo persistente fomentado por la propaganda de los políticos israelíes.

Los resultados de este trastorno de estrés postraumático colectivo es la victimización de otros grupos, sobre todo el pueblo palestino. Además las prácticas israelíes de apartheid, limpieza étnica y el concepto de un “Estado judío”‘, hacen que la extinción del miedo y la consiguiente reconciliación sean prácticamente imposibles.

Romper el ciclo de miedo y el trauma

Con el fin de sanar esta patológica del ciclo de miedo y su consecuente violencia, que afecta negativamente a las víctimas y los victimarios, los judíos en Israel y en otros lugares necesitan superar el condicionamiento del miedo que se ha reinstalado por siglos y se transfiere de una generación a la siguiente. Más aún, en lugar de educar a los niños para temer y odiar a los palestinos, los israelíes deben integrar a los niños palestinos en el sistema educativo.

La curación del trauma colectivo postraumático incluiría una deconstrucción dolorosa y la reconstrucción de las narrativas judías personales y colectivas que tienen una muy acentuada propaganda ficticia y un rechazo persistente del miedo y el belicismo que perpetúan la victimización eterna. Además los judíos deben abandonar las ideas de segregación y llegar a las comunidades vecinas en todo el mundo y en el Oriente Medio con el objetivo de extinguir el miedo al otro mediante la creación de solidaridad y relaciones de colaboración. Sólo entonces pueden los judíos adoptar un judaísmo como otro de tantos colectivos humanos iguales que luchan por la libertad, la justicia y una comunidad global libre de traumas.

 Yoav Litvin es doctor en psicología de la conducta neurociencia, fotógrafo documental y escritor. Vive en la ciudad de Nueva York. Puede encontrarlo en yoavlitvin.com .

Fuente: http://mondoweiss.net/2017/05/collective-traumatic-oppression/

Esta traducción se pude reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión como fuente de la traducción.

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=226912

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s