Jeremy Corbyn rompe el miedo

 

eldiario.es

 

 

Theresa May convocó elecciones de manera anticipada, creyendo que se consolidaría. Los sondeos le auguraban una ventaja de veinte puntos. No le ha salido bien la jugada. A pesar de haber ganado, ha perdido la mayoría absoluta, fuerza y escaños.

No solo eso. Convocó las elecciones pensando que podría fulminar a su oposición. Lejos de lograr su objetivo, lo que ha pasado en Reino Unido es que ha ganado fuerza y posiciones Jeremy Corbyn, el candidato laborista más a la izquierda de las últimas décadas. May podrá gobernar con el apoyo de los unionistas pero tendrá una mayoría muy escasa para afrontar el Brexit.

En tan solo unas semanas Corbyn logró recortar una gran distancia con May. A pesar de la maquinaria propagandística arrojada en su contra por los medios delestablishment. A pesar de que el terrorismo irrumpió como un actor más en la campaña electoral para condicionar el voto. A pesar de que Theresa May quiso beneficiarse del miedo.

La clave de Corbyn ha sido su defensa de un programa para “la mayoría, no la minoría”, de unas políticas desligadas de “los billonarios”, en defensa de educación y sanidad públicas de calidad, en favor de la nacionalización de diversos servicios, en contra de los recortes: “No somos el partido de los billonarios, ni de la élite corporativa. Somos el partido de la gente”.

Frente a él, May ha sido la candidata del retroceso en derechos, de la xenofobia, de los recortes, de la austeridad en favor de las élites, del miedo como forma de control.

La conservadora defiende el encarecimiento de la contratación a extranjeros y su atención sanitaria, habla de la “superioridad de los valores británicos” con un “hasta aquí hemos llegado”, niega la entrada a refugiados en situación de necesidad urgente mientras defiende más gasto en Defensa y en nombre de la “seguridad” aboga por cambiar “las leyes de derechos humanos”, siguiéndole el juego al terror.

La líder de los tories representa esa opción que quiere hacernos creer que hay que sacrificar conquistas sociales mientras opta por matar moscas a cañonazos a base de invasiones, bombardeos y reparto de armas: una estrategia que diversos gobernantes han aplicado desde hace años y que no solo no ha terminado con el terrorismo, sino que ha contribuido, y mucho, a su propagación.

Hace un mes May viajó a Arabia Saudí para estrechar aún más lazos, dentro de una relación en la que Londres ha vendido a Riad armamento por valor de más de 3.000 millones de libras. Los saudíes emplean sus armas en diversos países, entre ellos Yemen, donde han matado a más civiles que Al Qaeda, donde han llegado la hambruna y el cólera, donde un niño muere cada diez minutos de enfermedades fácilmente prevenibles, según UNICEF.

Arabia Saudí es exportador del wahabismo y desde su territorio se apoya y financia a grupos yihadistas. Pero eso no es obstáculo para esos líderes occidentales que, a la vez que hablan de la necesidad de acabar con el terror, siguen acercándose más a Riad y vendiendo armas a su monarquía absolutista.

Hay políticas abocadas directamente al precipicio, en sentido contrario a la paz y el bien común. Forman parte de una tendencia que pretende imponerse, como una carrera hacia adelante de este modelo actual empeñado en mudar de piel para perpetuarse, que no duda en provocar más dolor antes de asumir que sus políticas no han funcionado. Capaz de las mayores distopías antes de reconocer que le toca pasar página.

Reino Unido ha dado una lección a estos corredores desesperados por recortar más y más. En territorio inglés y fuera de él surgen voces coherentes, capaces de concretar sus programas políticos, preparadas para hablar sin ambigüedad y para defender los intereses de la mayoría, eso tan estigmatizado y criminalizado en las alturas. Son voces que tienen futuro, como han dejado claro Bernie Sanders en EEUU, Unidos Podemos y las confluencias en España o Mélenchon en Francia.

Con sus resultados, Corbyn ha venido a ratificarlo: es tiempo de hablar claro, de denunciar el saqueo al servicio de una minoría, de apostar por políticas valientes que busquen un cambio real y no solo un maquillaje. Theresa May ha salido debilitada de los comicios. Convocó las elecciones para consolidarse y no solo no lo ha conseguido, sino que se ha quedado peor de lo que estaba. Hay partido, y el lenguaje del miedo podría tener las patas muy cortas.

Fuente original: http://www.eldiario.es/zonacritica/Jeremy-Corbyn-vence-miedo_6_652744722.html

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=227812

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s